Vivita y coleando es un pequeño tributo a la película analógica, a los carretes caducados, a las cámaras de bolsillo y a los sitios baratos de revelado. La película significa calma, atmósfera, imperfección y un montón de cosas que no tiene sentido explicarlas con palabras.